Indicadores para medir el bienestar de la población




El hecho de que la producción total o la riqueza de la economía de una nación crezca, no necesariamente significa que el ingreso y bienestar de sus habitantes se vea igualmente incrementado, pues en ello también influyen elementos como la distribución del ingreso.

En aquellas economías en las que la distribución es inequitativa, el aumento de la riqueza general suele propiciar que el segmento de la población que dispone de mayor renta se vea más beneficiado por ese aumento, más que el grueso de los habitantes, cuya renta es muy inferior.

Ingreso Personal (IP/RP/YP).
Al momento de identificar aquella porción de la renta nacional que efectivamente es canalizada a las familias (la renta o ingreso personal), debemos restar a la renta nacional neta (RNN) el valor de los beneficios empresariales no distribuidos (aquellos que no se convirtieron en sueldos y salarios para los trabajadores) [Bnd], los impuestos aplicados a las remuneraciones y beneficios (Tb), así como las cotizaciones pagadas por los trabajadores al Estado (CSS), por concepto de Seguridad Social. A todo ello, se debe sumar el valor de las compensaciones y subsidios otorgados por el Estado a las familias (Tf):

RP = RNN – Bnd – Tb – CSS + Tf

Ingreso Personal Disponible (IPD, YPD, RPD).
Si deducimos o descontamos a la renta o ingreso personal, el total de impuestos pagados por las familias por concepto de impuestos directos, entonces se podrá determinar el valor monetario de la renta del que realmente disponen las familias, es decir, el ingreso personal disponible, cuyo cálculo se expresa mediante la siguiente fórmula:

RPD (IPD/YPD) = RP – Td.

Ingreso per cápita.
Si la RPD determina el valor monetario de la venta o ingreso monetario del que realmente dispone cada hogar o familia, cuando deseamos identificar la porción de esta renta que le corresponde a cada individuo, debemos recurrir al ingreso per cápita, el cual determina el valor del total del ingreso nacional que corresponde a cada habitante de un país. Para su cálculo, basta dividir el valor monetario de la renta o ingreso nacional de un país, entre el número total de sus habitantes:

PIB per cápita = PIB/Población

La utilidad de este indicador reside en el hecho de que nos permite distinguir hasta qué punto el incremento en la renta total de un país se traduce en mayores niveles de ingreso en la totalidad de su población, es decir, en el bienestar social.


Fuente: Vive la Economía 2 (Progreso Editorial).

Lo más popular de la semana

El sentido del olfato. Estructura, Función y Cuidados

Taya Valkyrie