Yalí - El prestidigitador se va del circo




En la carpa del circo sonaban los platillos, chin – chin y el bombo, bom – bom. Los niños aplaudían a los perros amaestrados. Eso hasta que aparecía el prestidigitador que era su preferido. Les encantaba ver cómo, al golpear su sombrero con una varita, salía una bandada de palomas y montones de conejos blancos y orejudos.

Cada noche, cuando terminaba la función, el prestidigitador decía: ¡Uff, estoy cansado de sacar cosas de mi sobrero!
 - ¡Yo también estoy cansado del circo! – dijo una noche el caballo.
- ¡Vámonos! – Y se fueron a buscar otro trabajo.

Como el caballo tenía dentro dos muchachos que lo hacían andar, y uno sabía escribir a máquina y el otro atender el teléfono, les fue fácil emplearse en una oficina.

El prestidigitador aminó y caminó por las calles hasta que vio un cartel que decía: “Se necesita aprendiz de sombrerero”.

Entró corriendo, pidió trabajo y se lo dieron. Enseguida se puso un delantal, tomó las tijeras y usó las formas, el fieltro café y el fieltro azul. Al mediodía ya tenía terminado uno, dos, cinco, diez sombreros. Al poco rato llegaron muchos compradores y se llevaron todos los sombreros.

Pero sucedió que uno de los compradores se cruzó en la calle con una señora. Quiso saludarla, y al quitarse el sombrero salieron de él palomas y más palomas, conejos blancos y orejudos, ¡y hasta un periquito que se escapó corriendo por la calle!

Entonces todos los compradores, furiosos, fueron a quejarse con el sombrerero. El dueño corrió al prestidigitador y éste se fue caminando por la calle, donde encontró una panadería.

- ¿Necesita usted un ayudante, panadero? – preguntó.
- Sí – le dijo el panadero.

El prestidigitador entró corriendo se puso un gorro blanco, mezcló agua, sal y harina, y amasó un pan y otro pan. Todos corrían y compraban panes y más panes. Y cuando la gente cortó los panes, descubrió dentro muñequitos como en las roscas de reyes.

Así pasaron dos meses, y el prestidigitador estaba aburridísimo con ese trabajo. Ya no quería hacer más panes. Ni redondos, ni largos, ni chicos, ni grandes. Y sin más ni más, se fue de la panadería. Cuando llegó al centro de la ciudad encontró ¡al caballo de trapo!

- Regreso al circo contigo – le dijo el caballo - ¡Extraño las risas del público!

¡Cómo se alegraron los perros amaestrados cuando los vieron llegar al circo! ¡Y los leones, y los monos, y los elefantes, y el oso amaestrado! Pero más se alegraron los niños de la platea.




Fuente: SEP – Mi Libro de Segundo. Parte 2

Lo más popular de la semana

Sanely

Taya Valkyrie