Queso Doble Crema




Alimento sólido que se hace cuajando la leche, exprimiéndola para que deje el suero y adicionando alguna sal para que se conserve; se compone principalmente de caseína y grasa. Se fabrica desde tiempos antiguos por casi todos los pueblos que apacentaron animales lecheros. Hay muchísimas clases, y esa diferencia se debe en parte a la clase de leche usada (de vaca, cabra u oveja), al modo de hacerlo, pero sobretodo, a las bacterias que se usan para hacerle curación, además de que influye en demasía el lugar en el que se elabora.

Para elaborar un buen queso es necesario utilizar leche de excelente calidad, que provenga de un animal sano y bien alimentado, y que sea sometida a un tratamiento térmico que garantice la destrucción de las bacterias causantes de enfermedades (pasteurización). También es indispensable que el proceso de ordeña y todas las manipulaciones posteriores de la materia prima se efectúen en condiciones de rigurosa higiene.

Para que un queso pueda llamarse queso no podrán utilizarse en su fabricación grasas vegetales, almidones ni harinas. En la etiqueta debe indicarse el contenido mínimo de proteína y grasa, así como el máximo de humedad. Los quesos pueden elaborarse con leche entera, parcialmente descremada, semidescremada, descremada, crema o doble crema.

El queso doble crema entra dentro de la clasificación de los quesos frescos, los cuales son todos aquellos que se caracterizan por su elevado contenido de humedad, sabor suave y un periodo de vida de anaquel corto, por lo que debe estar refrigerado.

Por estar fabricados obligatoriamente con leche, los quesos forman parte del grupo de alimentos que nos aporta proteínas, las cuales participan en la construcción, mantenimiento y reparación de los órganos que integran el cuerpo humano, así como en el crecimiento y desarrollo de todo ser vivo. Otra cualidad del queso es su elevado contenido de calcio y vitamina A. 


Lo más popular de la semana

Sanely

Taya Valkyrie

El sentido del olfato. Estructura, Función y Cuidados