Regiones de la Naturaleza de México




Con 1,958,201 km2 de superficie continental, México ocupa el decimocuarto lugar en el mundo por la extensión de su territorio, y el tercero en Latinoamérica después de Brasil y Argentina. La soberanía del país se extiende a casi tres millones de km2, incluyendo los mares que lo rodean.

Quizá tan importante como su extensión o el tamaño de su población es la enorme diversidad natural de México. En nuestro país se pueden encontrar casi todos los ambientes del mundo, la mayoría de los climas y crecen todo tipo de cultivos. En las 32 entidades que forman la República Mexicana vive la décima parte de todas las especies animales y vegetales que existen en el planeta. México es el país con mayor variedad de reptiles y cactáceas, además de ser de los primeros en cuanto a especies de mamíferos, aves y plantas. Esta riqueza natural se distribuye en las regiones de nuestro territorio de acuerdo con las distintas condiciones climáticas, geológicas y biológicas, y con la transformación del medio ambiente por parte de los seres humanos. Hay regiones selváticas, otras desérticas, fértiles zonas de cultivo en las altiplanicies con clima templado, áreas montañosas, cálidas costas, enormes ciudades y numerosas rancherías: todo forma parte de la diversidad de México.

Región Norte.
Esta región está situada entre dos grandes cadenas montañosas, la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental, y abarca los estados de Chihuahua, Durango, Coahuila, Zacatecas y Aguascalientes. Es una vasta altiplanicie de 600,000 km2 que se eleva de 1000 a 2,500 metros sobre el nivel del mar, en la que predomina el desierto; en las zonas más altas hay praderas y grandes bosques. En verano las temperaturas pueden superar los 45 °C, y en invierno nieva en la sierra. La industria maquiladora en la frontera con los Estados Unidos de América, y la ganadería, la silvicultura, la minería y la agricultura de riego son las actividades principales.

Región Noroeste.
Esta región abarca los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa. Tiene desiertos en los terrenos más bajos y planos, y algunas zonas montañosas a los pies de la Sierra Madre Occidental y a lo largo de la península de Baja California. En la mayor parte del territorio el clima es cálido y muy seco: en algunos lugares no llueve durante varios años y el calor supera los 50 °C. La población se concentra en las ciudades de la frontera con los Estados Unidos de América y en las zonas de riego donde los ríos que bajan de la Sierra Madre Occidental permiten los cultivos. La agricultura, la ganadería y la pesca son las actividades más importantes.

Región Noreste.
La región incluye los estados de Nuevo León, Tamaulipas y San Luís Potosí. En su mayor parte es semiárida, pero existen marcados contrastes. Al Occidente se extiende una altiplanicie desértica que termina al pie de la Sierra Madre Oriental. Al Oriente hay una amplia planicie costera que antes estaba cubierta de matorrales bajos en el norte, y zonas selváticas en el sur, conocida como La Huasteca. La vegetación original ha sido sustituida en gran parte por potreros y zonas agrícolas. La población vive en ciudades industriales como Monterrey o Tampico, o a lo largo del valle del Río Bravo en la frontera con los Estados Unidos de América.

Región Occidente.
Colima, Nayarit, Jalisco, Guanajuato y Michoacán se conocen en conjunto como el Occidente de México. Es una región de numerosos lagos y extensos valles, separados por abruptas serranías y grandes volcanes cubiertos de bosques de pino y encino. El clima templado y semihúmedo, unido a la fertilidad de la tierra, ha favorecido la presencia humana. La agricultura y la ganadería en la zona del Bajío y el centro de Jalisco han sido la base para el desarrollo de grandes ciudades como Guadalajara, León, Celaya e Irapuato, ahora centros agroindustriales y manufactureros de primer orden. También son importantes la minería y la explotación forestal.

Región Centro.
Esta región ha sido desde tiempos antiguos el núcleo político, cultural y económico de México. En el Distrito Federal y los estados de México, Morelos, Puebla, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala y Veracruz se concentra más del 35 % de los mexicanos. Es una planicie templada y fértil, situada a más de 2,000 metros sobre el nivel del mar, con sierras que bajan hacia la depresión del río Balsas y el Golfo de México, de clima cálido y húmedo. Aquí se encuentran algunas de las montañas más altas del país, así como la Ciudad de México, una de las más grandes y pobladas del mundo, donde viven hoy más de 8 millones de personas.

Región Sureste.
Esta región comprende los estados de Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Casi todo su territorio es plano, con excepción de algunos lomeríos de baja altura. El clima cálido y húmedo es el que predomina en la región. En el sur, la abundancia de lluvias permite la existencia de selvas, pantanos, ríos y lagunas; hacia el norte, el suelo calizo absorbe el agua, lo que impide la formación de ríos superficiales pero propicia la existencia de numerosas cuevas y cenotes. La industria petrolera, el turismo en playas y sitios arqueológicos, y la agricultura tradicional son las principales actividades económicas de esta región.

Región Sur.
Sierras, montañas y barrancos definen a esta región, que abarca a los actuales estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Sus climas y ambientes van desde las cumbres frías y boscosas, hasta las selvas cálidas y muy húmedas, pasando por regiones semiáridas y templadas. Habitada por grupos humanos desde hace miles de años, esta región es el hogar de la mayoría de las etnias indígenas del país. La marginación social y la falta de vías de comunicación modernas han limitado las posibilidades de desarrollo de sus pobladores, a pesar de la abundancia de recursos naturales. Las principales actividades económicas son el turismo, la agricultura y la ganadería.



Fuente: Bancomer – Álbum de la Naturaleza de México.

Lo más popular de la semana

Sanely

Taya Valkyrie

El sentido del olfato. Estructura, Función y Cuidados