Liberalismo Económico




Corriente económica desarrollada en los siglos XVIII y XIX bajo la figura del liberalismo, componiéndose principalmente de los aportes de los trabajos de Adam Smith, David Ricardo y Roberto Malthus. Es en esta etapa cuando se da fin al feudalismo y empieza el colonialismo por parte de las grandes potencias. Los acontecimientos históricos que marcan esta época son la Revolución Industrial, la Revolución Francesa y la Independencia de los Estados Unidos. Con el liberalismo económico se inicia la producción en serie por maquinaria, la Economía pasa a ser científica para establecer leyes y teorías que antes eran empíricas, dando paso con ello al estudio histórico de la Economía.

Es con el liberalismo económico con lo que se establecen muchos términos económicos que hoy todavía se mantienen vigentes, entre ellos los de la ley de la oferta y la demanda, la libre competencia, el capitalismo, la propiedad privada, inversión, etc.

Los 3 referentes importantes de la escuela clásica de economía, en base a sus estudios, fueron diseñando un sistema económico que terminaría desarrollándose en el capitalismo, el cual se caracteriza en la propiedad privada de las fábricas, herramientas, negocios y tierras. En el capitalismo hay la libertad para iniciar empresas y procura  obtener el bien común en base al bien individual. El dinero adquiere el nombre de capital, y es utilizado no sólo para la compra y venta de productos necesarios para la vida, sino se usa también para producir más mercancías, dando origen con ello al proceso de inversión.

Adam Smith en su obra “La riqueza de las naciones” establece que el Estado no debe intervenir en los asuntos económicos de la nación, y no habría problemas en la administración ya que todo funcionaría en base a la mano invisible que regula la economía. La producción se incrementa si existe una buena división del trabajo, y todo tiene un precio natural en el mercado.

David Ricardo en su trabajo “Principios de Economía Política y Tributación” establece la teoría del valor y la distribución, determina que el trabajo es una mercancía, así como maneja el concepto de una buena renumeración por el trabajo realizado.

Roberto Malthus es el primero en tomar en cuenta el crecimiento poblacional y el económico, y para ello ya proponía desde esos tiempos las formas de controlar la natalidad, ya que él decía que la población crecía de forma geométrica (exponencial), mientras que la subsistencia alimenticia lo hacía de forma aritmética (lineal). Malthus es quien decía que para eliminar la pobreza se debía buscar formas de matar a los pobres.

Con todo esto planteado, se puede decir que el liberalismo económico planteaba que la producción aumenta cuando hay demanda, y por lo tanto los precios son altos. Cuando la sobreproducción satura el mercado, la oferta es mayor que la demanda, el precio baja y la producción disminuye; en el momento que surge la escasez, el consumidor acepta pagar más, razón por la que suben los precios y la producción, y así sucesivamente transcurre este ciclo. Para el liberalismo económico el trabajo de los obreros y su salario también están sometidos a la ley de la oferta y la demanda, esto significa que cuando hay poco trabajo y existen obreros desempleados, los salarios bajan; mientras que cuando se requiere mucha mano de obra y escasean los trabajadores, los salarios suben.

De acuerdo con el liberalismo, el Estado tiene la función de vigilar la seguridad exterior de la nación sin intervenir en la regulación de los precios ni de los salarios. El liberalismo sostenía que la economía de un país se desarrollaba siguiendo las leyes naturales, por eso era necesario dejar al hombre en libertad para trabajar, sin que el Estado interviniera en los asuntos económicos.

De este modo, se convierte en un Estado gendarme que solamente custodia el orden y cumple con ciertas tareas que benefician a la sociedad.


Fuente: Historia 2, Publicaciones Cultural.


Lo más popular de la semana

El sentido del olfato. Estructura, Función y Cuidados

25 Preguntas de Historia Universal