Modalidades de Política Monetaria




De acuerdo con las condiciones económicas generales el Estado hará uso de los instrumentos de política monetaria de los que dispone.

En caso de que la Economía enfrente una situación recesiva, el sector público pondrá en marcha una política monetaria expansiva, consistente en incrementar el dinero en circulación y reducir las tasas de interés (lo que representa que reducirá el costo por prestar dinero). Ambas medidas propiciarán que tanto empresas como familias dispongan de más recursos (es decir, que aumente su renta disponible). Esto provoca el incremento generalizado del consumo y la inversión, así como de la demanda agregada, lo cual a su vez incentivará el aumento en los niveles de producción, empleo y precio. Como se puede apreciar en la siguiente gráfica, la política monetaria expansiva eleva la curva de demanda agregada de DA1 a DA2, cuya intersección con la curva de oferta agregada (OA) se traslada a la izquierda, propiciando el incremento de la producción (que transita de Q1 a Q2), pero también de los precios (que se elevan de P1 a P2).


En caso de que la Economía se encuentre en fase de crecimiento o expansión, durante la cual aumenta la producción, pero también las presiones inflacionarias, el Estado aplica una política monetaria contractiva, consistente en reducir la oferta monetaria y elevar las tasas de interés (incrementando así, el costo del dinero). Con ello, la renta disponible de empresas y familia disminuye, reduciendo los niveles de inversión, consumo y demanda agregada, lo cual desacelera la producción y el crecimiento del empleo, así como el nivel general de precios. En la siguiente gráfica se aprecia como la política monetaria contractiva traslada la curva de demanda agregada de DA1 a DA2, proporcionando la caída de la producción (que pasa de Q1 a Q2), pero también el nivel general de precios (que disminuye de P1 a P2).




Fuente: Vive la Economía 2 (Progreso Editorial).


Lo más popular de la semana

Sanely

25 Preguntas de Historia Universal