De la política de la democracia




En la Europa de finales del siglo XIX, en gran parte de los estados europeos, hubo un significativo progreso al lograr prácticas liberales (en lo que concierne a las constituciones, parlamentos y libertades individuales) que estimularon la expansión de la democracia política mediante el derecho al voto para los varones y la creación de partidos políticos de masas; todo esto estimulado por la grandes reformas electorales que ocurrieron por estos tiempos.

Las reformas que se aprobaron establecían el derecho de voto a los varones de las clases que pagaran sus impuestos, se establecieron los distritos electorales para una mejor representación de la población en los parlamentos y la elección de los gobernantes por medio del sufragio popular, o por medio del congreso a través del formato del primer ministro o premier.

Estas reformas provocaron muchos conflictos en los países europeos, ya que algunos grupos conservadores preferían seguir con el sistema monárquico absolutista, mientras que por otra parte algunos optaban por una mayor apertura democrática. Las revueltas internas de algunas potencias europeas hicieron lento el proceso del paso de un gobierno monárquico a uno democrático. En el caso de otros países, se procuraba mantener el orden imperial, y evitar así la introducción del socialismo en sus territorios. Al final de cuentas, la mayoría de los países dieron un paso hacia la democracia con la instauración de las cámaras parlamentarias elegidas por sufragio universal, pero conservando en muchos casos la figura del rey.

Esto del paso hacia la democracia fue impulsado por la 2° Revolución Industrial que ayudó a crear una nueva prosperidad material que llevó a los europeos a creer que eran los heraldos de una nueva “era de progreso”. Esta época fue el surgimiento de la sociedad de masas.

Las clases bajas se beneficiaron, en particular, con el derecho al voto, un nivel más alto de vida y nuevas escuelas que les proporcionaban un ápice de educación. Nuevas formas de transportación masiva, comunicaron e integraron a varias personas de regiones lejanas, que a la vez pudieron disfrutar de las entretenciones masivas como el fútbol y el béisbol.

Las reformas liberales y democráticas ofrecieron nuevas posibilidades para que se diera una mayor participación en el proceso político, aunque las mujeres eran excluidas. Temiendo que el socialismo se impusiera en varios territorios, los gobiernos adoptaron medidas para ofrecer seguridad social a los trabajadores, así como incentivos y mejores condiciones laborales.  Es en estos tiempos en cuando la acción estatal se dirige en beneficio de las masas.




Fuente: Jackson J. Spielvogel – Civilizaciones de Occidente Volumen B.

Lo más popular de la semana

Sanely

Taya Valkyrie