Política de Tipo de Cambio




También conocida como política cambiaria, consiste en las medidas aplicadas por el Estado (en particular, su Banco Central) para estabilizar o modificar la paridad de su moneda en relación con otras divisas extranjeras, ya sea mediante su fijación directa (a la alza o a la baja) o bien incrementando o reduciendo la oferta de moneda extranjera de la cual desea modificar su paridad. Existen tres modalidades principales de fijación de tipo de cambio:

·         Tipo de Cambio Flexible: El Banco Central de un país determina no intervenir en el mercado cambiario, y permite que sea éste el que, a través de la oferta y demanda de divisas, establezca la paridad de la moneda nacional con relación a otras divisas.

·         Tipo de Cambio Fijo: El Banco Central determina la paridad de la moneda nacional, con relación al resto de las divisas extranjeras, y procura mantener dicha paridas interviniendo en el mercado cambiario, es decir, comprando o vendiendo divisas. En muchos casos en que se aplica esta modalidad de política cambiaria, los bancos centrales terminan agotando sus reservas cambiarias y, al final, permiten la libre flotación de la moneda (tipo de cambio flexible).

·         Tipo de Cambio Mixto: Sin establecer una paridad fija, el Banco Central determina un valor mínimo y máximo del tipo de cambio (bandas de flotación), y mientras dichos valores no sean rebasados, permite que dicha paridad sea establecida por la oferta y demanda del mercado cambiario. Sin embargo, si dicha paridad rebasa alguna de las bandas de flotación, el Banco Central interviene, ya sea vendiendo o comprando divisas, con la finalidad de estabilizar el tipo de cambio.




Fuente: Vive la Economía 2 (Progreso Editorial).

Lo más popular de la semana

El sentido del olfato. Estructura, Función y Cuidados

Taya Valkyrie