Se pule una ‘joya’






La justa de la Copa América Paraguay 1999 sirvió como vitrina para Rafael Márquez, al ser observado por el Mónaco, su ingreso a Europa, donde realizó una brillante trayectoria.


La leyenda de Rafael Márquez con la Selección Mexicana comenzó en 1999 cuando sorpresivamente Manuel Lapuente, entonces entrenador del Tricolor, llamó al joven zaguero del Atlas y a Gerardo Torrado, para disputar la Copa América en Paraguay.

Rafa se ganó su lugar tras la buena actuación que tuvo meses antes con la Selección Sub 20 en la copa del Mundo de Nigeria y por su desempeño con el Atlas que en ese verano fue Subcampeón del futbol mexicano.

La confianza que puso Lapuente en Márquez lo llevó a ser titular en el partido de debut ante Chile. Después, el joven zaguero volvió a la banca y regresó a la oncena inicial en Cuartos ante Perú.

Los visores del Mónaco de Francia que estaban en el Estadio Antonio Oddone, y que buscaban un zaguero chileno terminaron por rendirse ante Márquez para llevárselo y que empezara a escribir una brillante carrera en el futbol europeo.

En el duelo contra los Incas, el Tri vino de atrás, primero para igualar un 2-0 en el primer tiempo, y cuando parecía que México estaba eliminado al caer 3-2, al 87’, Torrado, el otro joven en el que confió Lapuente, marcó el empate para mandar el juego a penaltis, donde los aztecas se impusieron. Pero el camino de los verdes se quedó en Semifinales a manos de Brasil. El Tri se conformó con el tercer puesto luego de vencer a Chile de manera agónica con gol de Miguel Zepeda.

Si bien el Tri no pudo mejorar lo hecho años antes, ganó con dos líderes, Márquez y Torrado, y de paso este torneo le sirvió de preparación a México para ganar la Copa Confederaciones un mes después.


Fuente: Por Enrique Martínez, Revista Récord Especiales. A la conquista de América, p. 35.

Lo más popular de la semana

25 Luchadores Terroríficos I

El sentido del olfato. Estructura, Función y Cuidados