La historia de la canción ‘Los luchadores’










La arena estaba de bote en bote.

Escrito en 1952, el tema de Pedro Ocadiz, fue olvidado hasta 1983 cuando de manera fortuita se convirtió en éxito popular y hoy es un himno del pancracio.


Solamente hay que escuchar la frase “La arena estaba de bote en bote…”, así como los primeros acordes musicales, para que el cuerpo se contagie de la alegría con una canción peculiar, la cumbia de ‘Los luchadores’, que alcanzó su boom, 31 años después de surgir de la mente de Pedro Ocadiz.

Hoy es común escucharla en cualquier lugar, más allá de las arenas o de programas dedicados al pancracio, incluso es bodas es normal ver a quienes amenizan, otorgar máscaras a los invitados.

Personajes básicos en la creación de este tema hablan de lo que significó en sus vidas, pues además de Ocadiz; su socio, Raúl Zapata Ferrer, y los hermanos Fernando y Raúl Patiño, miembros del conjunto África hace 25 años, revelan diversas anécdotas.

Capulina la pidió.
Todo comenzó por un encargo del grupo Los Trincas, integrado por Raúl Zapata, René Morales y Gaspar Henaine ‘Capulina’, quienes le pidieron a Ocadiz, amante de los deportes, un tema gracioso para su programa televisivo. De inmediato, Pedro junto con Zapata se unieron surgiendo de sus mentes ‘Los luchadores’, uno puso la letra y el otro la música.

El primer grupo que la grabó fueron los Supersecos, pero no sucedía nada con el tema hasta que llegaron los hermanos Patiño con todos sus compañeros del Conjunto África con su anhelo de triunfo.

Al rememorar esto, Ocadiz se convierte en un niño con juguete nuevo al reconstruir la historia de ‘Los Luchadores’, vuelve a sufrir con los momentos en que nadie la quería y sonríe abiertamente con lo sucedido años después. “Nos piden la canción y junto con mi socio Raúl la hicimos, pero nadie la quería, nos decían que como aquello de ‘El Santo, el Cavernario’…, eso fue en 1952”, recuerda.

Solicita el África canciones.
Momento cumbre en la historia de ‘Los luchadores’ fue la aparición del Conjunto África.

“Pasaron años y en 1983, estando yo en la dirección artística del ‘Club del Hogar’, se presentaba en nuestro programa el Conjunto África, con los hermanos Fernando y Raúl Patiño, quienes me pidieron unas canciones porque yo les daba temas a otros grupos y les puse cuatro y me dijeron ‘pues ésta sí’, ¿Cuál?, les pregunté, ‘la de las luchas’, me respondió Raúl y se la di. Ellos la graban y pasa que es un hitazo”, narra el que también fuera coordinador artístico de ‘Visitando a las estrellas’ con Paco Malgesto.

Por su parte, Fernando Patiño se mantiene agradecido con Ocadiz por haberles dado el tema que los catapultó a la fama.

“Es un tema que ya tiene 35 años que se grabó, prácticamente, y sigue como si se hubiera acabado de grabar, está súper vigente y le agradecemos a Don Pedro que ese tema nos lo haya dado a nosotros. Nunca pensamos que tendría tanta trascendencia; originalmente nos lo dio como lo tenía y se nos hacía demasiado chusco, buscamos la forma de irlo cuadrando hasta que quedó como está plasmado, él nos la presentó en un casete y se oía muy acantiflada, muy vaciada, hubo grupos que la grabaron así y no se notaba la pausa que llevaba”, dice Fernando.

Patiño narra que tras dar a conocer la canción, su hermano Raúl habló con El Santo para poder utilizar su máscara cuando tocaran el tema y al poco tiempo, Fernando hizo lo mismo con Blue Demon. Meses después la interpretaban con luchadores en vivo.

“Primero le llevamos la canción al Santo, lo contactamos en el Teatro Blanquita, hacía una temporada como escapista y, es más, mi hermano (Raúl Patiño) le pidió permiso de utilizar su máscara para las actuaciones. Posteriormente le pedimos permiso al señor Blue Demon, y yo me puse su máscara y así salíamos en las actuaciones; tiempo después, uno de los técnicos, al que le decíamos el Mudo, salió con la vestimenta de Blue Demon y hacía como que luchaba con mi hermano, pues yo ya no pude ponerme la máscara porque me encontraba tocando y más adelante ya incluimos luchadores profesionales que se lanzaban sobre el escenario”, recuerda Fernando.

Para Raúl Patiño, el haber portado la máscara de Santo fue como un sueño cumplido. “Tenía cuatro ídolos, en el box era mi tocayo el ‘Ratón’ Macías; en el futbol eran dos, como portero Jaime ‘Tubo’ Gómez y de delantero Salvador Reyes, y en las luchas pues El Santo.  Eso fue como un sueño cumplido para mí y cuando me ponía su máscara en las presentaciones llegué a sentir que era El Santo y los niños me seguían a donde me movía en cuanto aparecía con ella puesta”, recuerda con una gran sonrisa Raúl.

Quería cuatro rudos.
Ocadiz comenta que al hacer la letra pensó en darle fuerza, por ello escogió dos parejas del bando de los rudos y figuras emblemáticas como Santo, Cavernario y Blue Demon, pues pensó que eso iba a ser un extra para su tema. “Los que menciono son de los más grandes que hay o ha habido, y no nada más lo digo yo, también lo dice gente de toda América, de Oriente, de todos lados”, señaló.

Ocadiz nunca sostuvo un trato directo con el Enmascarado de Plata, a quien le dio un poco más de peso en su canción. “Al Santo lo llegué a tratar en las entrevistas con Paco Malgesto. Meses antes de morir se enteró de que yo había hecho esa canción prácticamente para él. En primer término lo menciono a él, luego al Cavernas, su contrincante iba a ser Blue Demon, con quien luego iba a ser compañero, y el Bulldog, que era un perro muy bravo, que ahora sé que sí existió y se llamaba Camilo Pérez.

Las llaves.
Ocadiz, quien no se considera un luchador frustrado, habla de las llaves, movimientos que gustaban al público de la época, aunque hoy, ya es difícil verlas, pues se ha dado prioridad a los vuelos. “Yo digo métele la Nelson, la Quebradora y el Tirabuzón, en la canción puse llaves diferentes y aquello de jálale los pelos y sácalo del ring; si tú oyes la música puede ser un poema y hasta puede declamarse”, dice emocionado.

Fan del Gorilita Ramos y otros gladiadores que luchaban principalmente en arenas chicas, siempre admiró a El Santo, Enrique Llanes y Jack O’ Brien, entre otros, pues le ha tocado ser testigo preferencial en la historia de la lucha.

Rima con ‘desconocido’ Bulldog.
Don Pedro supo de la existencia de tal luchador al conceder una entrevista al Hijo del Santo en un programa radiofónico. Admirado del hecho, se le comentó al compositor que el feroz luchador respondía al nombre de Camilo Pérez Briseño. “Al hacer la letra utilicé la palabra de Bulldog, que era una luchador imaginario, pero hace poco me enteré que sí existió, nunca supe eso y hasta hoy sé que usaba el cabello chino”.

Curiosamente, Zapata, el socio de Ocadiz, sí conoció al canino. “Era sastre, tenía los cabellos alborotados y la cara de Bulldog, por eso le pusieron así; no sabía que el señor Ocadiz no supiera de su existencia”, comenta el músico.

Ladridos estelares en Televicentro.
El Bulldog, cuyo oficio fuera de los encordados lo realizaba en una sastrería por el rumbo de Salto del Agua, era uno de los luchadores estelares de las funciones que se hacían en Televicentro en aquel lejano 1952, año en el que surgió la canción de ‘Los Luchadores’ y en el que participó en la película ‘El luchador fenómeno’. En ese entonces se le veía formar parejas y tríos con diversas personalidades.

El 12 de Enero en pareja con Wolf Rubinsky pierde ante la dupla formada por Enrique Llanes y Rito Romero. El 15 de Marzo hizo un trío con el Médico Asesino y Lobo Negro para vencer a la Tonina Jackson, Gorila Flores y Abel Krim. Todavía el 26 de Julio, nuevamente se le apareció Llanes, quien en mancuerna con el Gorila Flores venció a la pareja de Lobo Negro y El Bulldog.

La magia de Martínez.
Ocadiz recuerda que fue Luis Martínez, pianista de la Sonora Veracruz, quien le hizo los arreglos que marcarían para siempre a su canción. “Más allá de lo que hicimos Raúl Zapata y su servidor, el arreglo que le hizo Luis a esta canción fue darle un ritmo tropical muy sabroso, que está entre cumbia, salsa…, no sé, hace que al escucharla, de inmediato comiencen a moverse los pies en cuanto suena la campana y entra el ‘¡Lucharán…!’ El arreglo de Luis, el que vistió la canción, fue tal, que a la fecha varios grupos la han grabado imitando al Conjunto África y sí, la idea original de la música es que fuera pegajosa, tenía ritmo, pero el arreglo fue muy compatible con la canción”, rememora.

Santo no vio el producto final.
Uno de los momentos más dolorosos de la historia de la canción de ‘Los Luchadores’, fue que El Santo, no pudo escuchar la versión definitiva. “A principios de 1984 sale el LP (Long Play) y los del África se lo llevan al Teatro Blanquita, donde les dijeron que ya estaba en el hospital, eso fue el 3 de Febrero y el 5 nos enteramos de que había fallecido”, lamentó Ocadiz.


Fuente: Por El Gran Gil en Récord Luchas Mensual Año 1 No.1, p. 83 – 86.

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Historia Universal