Las cuentas de la renta nacional en una economía abierta










Identidad de la renta nacional.
La identidad de la renta nacional (Y=C+I+G)  significa que en una economía cerrada el valor de la producción es igual a la disposición del producto en términos de consumo, inversión y absorción de bienes por parte del Estado. Esta identidad simplemente constata que todo el producto es absorbido por uno u otro tipo de gasto.


En una economía abierta hay que reconocer que el gasto de consumo, el de inversión y el gasto público constituyen el gasto en todos los bienes, no sólo los producidos en el interior. En consecuencia, hay que modificar la identidad fundamental de la renta nacional, a la cual solo le agregamos la variable de las exportaciones netas, el cual es el monto neto de las exportaciones, es decir, el saldo de las exportaciones realizadas menos las importaciones efectuadas. Esta nueva identidad quedaría de la siguiente forma: Y=C+I+G+(X-M)

Podemos reformular la anterior identidad a fin de destacar no los componentes de la demanda, sino su suma, es decir, el gasto agregado de los residentes. A tal fin, el gasto total o la absorción por los residentes E, se define como: E=C+I+G  Sustituida esta ecuación en la identidad general de la renta nacional, tenemos que: Y=E+(X-M)

PNB y PIB.
La diferencia entre el Producto Nacional Bruto (PNB) y el Producto Interno Bruto (PIB), corresponde con la que existe entre la renta percibida por los residentes debido a su actividad productiva (PNB) y el valor del producto elaborado en el interior (PIB). La diferencia entre las dos magnitudes se debe a los pagos netos de los factores recibidos del exterior. Éstos corresponden fundamentalmente a los rendimientos del capital (interés y dividendos) y a los ingresos que perciben los residentes desde el exterior.

La distinción entre estos conceptos será importante en aquellos casos en que una parte significativa del producto sea generada con la ayuda de factores externos, es decir, cuando se usen de forma extensiva el capital o trabajo procedentes del exterior.

Saldos sectoriales.
La identidad de la renta nacional en términos de saldos sectoriales es: Y-E=X-M De acuerdo a esto, las exportaciones netas son idénticamente iguales al exceso de la renta nacional sobre el gasto agregado de los residentes, incluyendo el gasto público.

Considerando una formulación alternativa, en la que deduzcamos los impuestos netos, T (impuestos menos subvenciones internas), de ambos lados de la identidad y sumando los ingresos recibidos en conceptos de transferencias internacionales netas, R, a ambos lados de la identidad: Y+R-T=C+I+(G-T)+(X+R+M) El lado izquierdo es la renta disponible de los residentes. En el lado derecho, además del consumo y de la inversión, tenemos el déficit del sector público (G-T) y el superávit de la balanza por cuenta corriente (X+R-M). Haciendo uso de la definición de ahorro, S=Y+R-T-C, llegamos a nuestra identidad central: expresa que el superávit de la cuenta corriente es idénticamente igual al exceso del ahorro del sector privado sobre la inversión más el superávit presupuestario.

En términos de la balanza de pagos, el superávit de la cuenta corriente es igual al superávit global menos el de la balanza por cuenta de capital, o lo que es equivalente, es igual al incremento en los activos netos oficiales más la tasa del flujo de capital al exterior, o tasa de crecimiento de los saldos acreedores privados con el resto del mundo.



Fuente: Dornbush, Fischer & Startz-Macroeconomía.

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Historia Universal