Política Fiscal











Es una política económica que usa el gasto público y los impuestos como variables de control para asegurar y mantener la estabilidad económica (y entrar en déficit o superávit según convenga). Por lo tanto, es una política en la que el Estado participa activamente, a diferencia de otras como la política monetaria, la cual es regulada por entidades autónomas como los Bancos Centrales.


Mecanismos:
·         Gasto Público: Es el dinero con el que cuenta el Estado para su gasto en obras de infraestructura y en sectores clave que ayuden al crecimiento de la economía.
·         Impuestos: Es de las principales fuentes de ingresos del Estado, y una variación de estos puede aumentar o disminuir el ingreso de las personas, incentivando o desincentivando su consumo, uno de los factores clave para el crecimiento de una nación.

Tipos de Política Fiscal:
·         Política Fiscal Expansiva: Cuando el objetivo es estimular la demanda agregada, especialmente cuando la economía está atravesando un período de recesión y necesita un impulso para expandirse. Como resultado se tiende al déficit o incluso puede provocar inflación.

Los mecanismos a usar son Aumentar el gasto público, para aumentar la producción y reducir el paro. Bajar los impuestos, para aumentar la renta disponible de las personas físicas, lo que provocará un mayor consumo y una mayor inversión de las empresas, en conclusión, un desplazamiento de la demanda agregada en sentido expansivo. De esta forma, al haber mayor gasto público, y menores impuestos, el presupuesto del Estado, genera el déficit.

·         Política Fiscal Restrictiva: Cuando el objetivo es frenar la demanda agregada, por ejemplo cuando la economía está en un período de excesiva expansión y tiene necesidad de frenarse por la excesiva inflación que está creando. Como resultado se tiende al superávit.

Los mecanismos son los contrarios que en la expansiva, y más duros, entre esos están el reducir el gasto público, para bajar la producción y subir los impuestos, para que la gente no gaste tanto y las empresas puedan invertir menos, así la demanda agregada se desplaza hacia la izquierda. De esta forma, al haber menor gasto público, y mayores impuestos, el presupuesto del Estado, genera un superávit.

Relación de la Política Fiscal con la Política Monetaria.
¿Qué diferencia hay entre utilizar la Política Monetaria y utilizar la Política Fiscal para controlar la producción? La elección entre política monetaria y la política fiscal como instrumentos de estabilización están determinadas por la flexibilidad y rapidez con que pueden aplicarse estas políticas y con que surten efecto.

La Política Monetaria actúa estimulando los componentes de la demanda agregada sensibles a los tipos de interés, principalmente el gasto de inversión.

La Política Fiscal actúa, por el contrario, de una manera que depende exactamente de los bienes que compre el Estado y de los impuestos y transferencias que altere. Este tipo de medidas afectan al nivel de demanda agregada y provocan un aumento de la producción, pero la composición de ese aumento de la producción depende de la medida concreta que se adopte. Todas las medidas fiscales expansivas elevan el tipo de interés si no se altera la cantidad de dinero.

Cuando se adopta una Política Fiscal suave y una Política Monetaria dura, el tipo de interés se eleva demasiado. Cuando se elevan las subvenciones a la inversión, la inversión se incrementa y el tipo de interés también sube. La combinación de ambas políticas (Fiscal y Monetaria) nos deben de llevar a un equilibrio entre un adecuado nivel de inflación y de crecimiento de económico.  


Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Historia Universal